Suscríbete Aquí para Recibir las Novedades

Boletines electrónicos y emails promocionales

Boletines electrónicos y emails promocionales

Boletines electrónicos y emails promocionales


La mayoría de las personas que utilizan Internet al oír el término “emailmarketing” piensan en los mensajes promocionales opt-in por email, ya sabes, aquellos que recibes cuando compras un producto y haces click en el botón o enlace “enviarme periódicamente novedades de productos y servicios”.

Esto está correcto, por supuesto, y este tipo de mercadeo a través del correo electrónico se ha establecido desde hace años como una técnica de marketing directo. El problema surge cuando se aplica esta percepción que se tiene sobre el email marketing a las otras maneras que existen de comunicarse con el cliente por la vía del correo electrónico.

Éste sucede a menudo con el caso de las newsletters o boletines electrónicos. Muchos propietarios sitios web y negocios no entienden que los emails promocionales se enfocan a las ventas mientras que las newsletter lo hacen hacia la retención.

Los mensajes de correo electrónico promocionales tienen como propósito conseguir que el destinatario tome una acción inmediata. El texto, estructura y diseño del mensaje persiguen introducir al en un embudo a través de un proceso persuasivo que acabará con una venta. Y por venta no estamos queriendo decir compra solamente, también nos referimos a un registro, subscripción, u otro tipo acción que nos hallamos propuesto.

La palabra clave aquí es inmediata. Los correos electrónicos promocionales son generalmente de naturaleza a corto plazo en la naturaleza (a menos que sean parte de una campaña de una campaña secuencial). Si el destinatario no responde de manera más o menos inmediata a la oferta, entonces se considera que las oportunidades de éxito del correo electrónico se han perdido. Este tipo de email promocional es de impacto a corto plazo en el destinatario.

Por otra parte, los boletines electrónicos tienen como fin construir las relaciones a más largo plazo. Ellos pueden, lógicamente, incluir llamadas a la acción, pero su meta fundamental es fortalecer las relaciones entre los clientes y prospectos y la entidad publicitaria, o sea, nuestra empresa.

El objetivo de las newsletters normalmente es inducir a realizar acciones en un plazo mayor, apuntan más bien a llevar al destinatario a acometer acciones en el futuro tal y como se las ha propuesto el publicista y que las continúe realizando una y otra vez si es posible. Es decir que los boletines electrónicos tienen una influencia e impacto a mucho más largo plazo que los emails promocionales.

Las promociones se enfocan en la persuasión mientras que las newslwtters se basas en la confianza y lealtad. Las promociones buscan ingresos inmediatos, los boletines beneficios a largo plazo. Las promociones hacen una oferta, las hojas informativas ofrecen un valor.

Confundir el propósito de ambas formas de acercarse al usuario mediante el email, ocasiona toda clase de problemas. Los subscriptores que esperan su boletín electrónico periódico, se ven al final recibiendo solo promociones. Como resultado se produce una baja respuesta de los destinatarios al boletín, se incrementan las tasas de usuarios dados de baja y se obtiene la errónea idea de que las newsletter no funcionan, mientras que hemos sido nosotros quienes la hemos redactado, enfocado y gestionado de manera incorrecta.

Así que si estás planeando envíos regulares a clientes o prospectos, asegúrate que entiendes bien la diferencia entre email promocional y boletín para que hagas su diseño en correspondencia. No se trata de cual forma de email marketing es mejor, una u otra, se trata de satisfacer las expectativas y necesidades de los subscriptores.

Dejar comentarios

Dejar comentarios